Select Menu

Buenos días, tardes, noches.

El viernes 18 estuvimos en lo que originalmente era la quedada bloggera "porque sí", y que se transformó en una visita a la librería Kirikú y la bruja. La crónica vendrá dentro de poco a manos de Epi.

Allí nos sometieron a hicimos una... interesante actividad de escritura. En cuatro grupos, había que escribir con una serie de restricciones. Al acabar cada parte, se cambiaba la hoja de grupo. En la primera parte nos dieron el principio; en la segunda y tercera partes, cuatro palabras que incluir; y en la última parte teníamos que llegar a un final predeterminado. Lo cual previsiblemente dio lugar a cuatro relatos... bastante surrealistas. Os dejo aquí uno de ellos. Los otros aparecerén diseminados por los blogs del resto de asistentes, así que estad atentos a la actualización de esta entrada con los links.

Links:
- Érase una vez un genio.

Sin más preámbulo ni dilación, aquí está uno de ellos. El cambio de párrafo indica cambio de grupo.


Se abre la puerta, y aparece... un perro que habla y dice: "Eres el único que puede salvar el mundo. Sígueme." 
Sheila miró a todas partes buscando a su hermano, esperando que fuera él, y entonces reparó en el perro. Era un cachorro de pastor alemán, que miraba con ojos vivos a Sheila. Ésta le observaba extrañada. 
— ¿De dónde has salido tú? 
— ¿Te acabo de decir que eres el único que puede salvar el mundo y tú me preguntas de dónde salgo? 
— No soy único, soy única. 
 — ¿Eres una mujer? 
— Sí, claro. 
— Oh, me he equivocado de piso, lo siento. 
— No te preocupes, suele pasar. 
Sheila acompañó al perro hasta el descansilllo, momento en que apareció su hermano, que estaba comiendo una manzana. 
 
— ¿Qué es ese perro? — le preguntó su hermano. 
— Es un perro que habla — responde Sheila. 
El perro reconoció al hermano de la chica como el elegido para salvar el mundo y se alzó sobre sus patitas, gritando: 
— ¡Eres tú, eres tú! ¡Tú eres quien busco! 
— Demuéstramelo — dijo el hermano cuyo nombre no conocía. 
Entonces el perro le guía hasta la habitación de él. Allí había un espejo, donde él se reflejó y vio el rostro de un enano muy feo. El chico se asustó y gritó con fuerza. 
— ¡No tenemos tiempo! ¡Vámonos! — Exclamó el perro asomándose a la ventana. 
A lo lejos en el cielo, asomaba un gran ovni. 

El OVNI se acercó hacia ellos y un haz de luz surgió de su parte inferior. Cuando notaron que la luz les rodeaba, sintieron una fuerza de succión tirando de ellos. 
Apenas habían empezado a levitar cuando el haz se apagó y cayeron bruscamente al suelo. Aún tumbados observaron cómo una compuerta se abría y un pequeño ser con escamas de pez salió al exterior y gritó: 
— ¡Requetepáutico! Se ha fundido la bombilla 
De uno de sus minúsculos bolsillos extrajo un cristal de forma cónica, que les recordaba a un tipi. Después de arreglarla, volvió a desaparecer en el interior del OVNI. 
Era tal su estupefacción que sin haber podido reaccionar, ya estaban dentro, en una plataforma similar al plato de una balanza. 

De repente nos vimos rodeados por personas que parecían sacadas de un cuento de hadas. 
Pronto empezamos a darnos cuenta de que eran todos los personajes de cuentos de hadas que habíamos leído durante nuestra infancia. 
Una figura a la que le faltaba un zapato se acercó a nosotros y nos dijo: 
— Os necesitamos, los cuentos de hadas están en peligro. 
Entonces se acerca el sombrerero loco a ellos y dice: 
— Os conduciré ante mi reina. 
Avanzamos por el interior de la nave hasta llegar a una sala en la que se podía ver un trono. 
Junto a él había una figura oculta tras una caperuza y a su lado se encontraba un lobo negro. 
Dio un paso al frente y quitándose la caperuza se esfumó en el aire...

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Top